Reconsiderando tres aspectos de la técnica psicoanalítica

 

 

imagesjhagrskbDebussy pensaba que la música era el espacio entre las notas.Algo parecido puede decirse del psicoanálisis. Entre las notas delas palabras dichas que constituyen el diálogo analítico están lasreveries del analista y del analizando. Es en este espacio, ocupadopor el interjuego de las reveries donde uno encuentra lamúsica del psicoanálisis. El presente trabajo representa el esfuerzode examinar algunos de los métodos (técnicas) de los quenosotros, como analistas, dependemos para poder escuchar estamúsica.

En esta contribución intentaré describir tres implicancias de latécnica psicoanalítica, relacionadas entre sí, que surgen de lacomprensión de la relación existente entre privacidad, comunicacióny la experiencia del “tercero analítico intersubjetivo” (Ogden,1992a, b, 1994a, b, c, d, 1995, 1996). Como se verá en la discusión,yo creo que la creación de un proceso analítico depende de lacapacidad del analista y del analizando de poder embarcarse enun interjuego dialéctico de estados de reverie (Bion, 1962) queson privados y, al mismo tiempo, de comunicación inconciente.Después de introducir brevemente el concepto de terceroanalítico, discutiré el rol del diván como un componente delencuadre analítico.

Esto nos llevará a discutir el tema de larelación entre el diván y la frecuencia de las sesiones.Luego propondré que la regla fundamental del psicoanálisis,como fue introducida y descrita por Freud (1900, 1912, 1913) fracasa en facilitar las condiciones necesarias para que las reveriespuedan ser generadas por el analizando (y por el analista) y dehecho a menudo impide la creación de un proceso analítico. Serásugerida una reconceptualización de la regla fundamental.Finalmente, reconsideraré algunas convicciones existentes acercade cómo manejar los sueños en análisis y sugeriré enfoquesalternativos basados en una concepción del proceso analíticocomo un interjuego dialéctico de subjetividades del analizando ydel analista, que dan lugar a la creación de un “espacio oníricointersubjetivo”.

El sueño soñado en el curso de un análisis es, enun sentido, el sueño del tercero analítico. Se presentará un fragmentode trabajo analítico donde el sueño es conceptualizado einterpretado como un producto del espacio onírico analíticointersubjetivo.

Leer el artículo completo