Metáfora para una clínica del vacío

 

CEpensamiento-clinico-articulo02NOTAFIO: Tumba en la que no se encuentra el cadáver del personaje indicado. No hallaremos allí a nadie y sin embargo es espacio postrero de una vida.

“Me llamo Alberto, no sé bien qué me pasa, ando perdido y sin ganas de nada. Creo que es algo a lo que me he acostumbrado. ¿Es depresión?, mi familia dice que siempre he sido así, puede ser, entonces no sé si tiene sentido venir aquí pero no quiero estar siempre con medicación porque vivo dándome todo igual…” “¿Mi infancia?, normal, como todas, no sé qué más decir…”

Podemos tomar las palabras de presentación de un paciente como un epitafio, y no ya como palabras que honran lo que fue sino como vestigios de su vacío.
Su cuerpo, un cenotafio.

En una primera entrevista, el hálito de vida que acompaña a la palabra ya es un indicador de la posición subjetiva en que está instalado todo su ser. Pero acude a su primera sesión, puede que como una oportunidad a la que entregarse o bien como la perentoria decisión de sellar un destino trágico.

Volver a traer los restos del difunto, de esta alma en pena, muerto en vida, y que el órgano cobre sustancia moral, que la piedra de mármol deje de ser materia fría y ajena y pueda adquirir representación de la leyenda perdida de un sujeto, es un reto de revitalización.

Escuchamos al paciente y sentimos que nos trae el peso de su derrota. ¿Qué hace con la derrota que tiene ante sí?, ¿la defiende como último bastión con el que alega el derecho al infortunio o está dispuesto a escuchar otra argumentación posible?

Su inclinación a sostener un discurso-continente de su angustia depende de factores complejos: recursos representativos, capacidad de ilusión, apertura a un encuentro con el otro, porosidad de su psiquismo…todo ello presentido en el impacto contratransferencial. De nuestra parte, saber que tenemos abierta una vía al diálogo, que se nos coloca en el lugar de alguien que puede comprender, hacerse cargo de su sufrimiento, o por el contrario, que la partida está echada de antemano y se nos amordaza desde los inicios.

Adentrarnos en la comprensión de lo contemporáneo implica esto y mucho más. Sirva esta metáfora mortuoria como inserción a un campo de reflexión vital.

In https://resumecvwriter.com/ fact, results from a survey given to approximately 2000 middle school children, indicated that victims of cyberbullying were almost 2 times as likely to attempt suicide than those who were not.