entre-tejiendo

slide05entre-tejiendo
¿Cómo no seguir jugando con la verbología referida a la costura para aproximarnos al fenómeno analítico, a lo que acontece desde el momento en que un paciente pulsa su teléfono móvil para solicitar una cita?
Desde su primera puntada, su manera de enhebrar el saludo a aquel o aquella que se hará cargo de hacer avanzar su palabra por la tela del tiempo. La elección de los colores del hilo, los rojos y granas de los adjetivos, los blancos y grises de los verbos condicionales, o el negro de la primera persona en algunos casos.
Dejamos avanzar la costura por el tapiz, que va del diván a nuestra lógica, y le ofrecemos nuevos ribeteados para sus recuerdos, zurcidos invisibles para sus sueños, parches autoadhesivos para el día en que sus padres lo humillaron por no querer salir a la calle con su vergüenza. Si usamos un dedal, quizás los hechos no nos duelan tanto.
¿Qué ropaje nuevo, de qué tejido neuronal remendado, se habrá servido después de varios encuentros de esa terapia extraña que no sabía bien de qué se trataba? Igual se puso el traje del emperador y consiguió engañar a sus enemigos, o bien miró a aquél extraño y reconociendo una nueva manera de confeccionar palabras, le hizo saber que  sus prendas viejas ya no le apretaban como antes, cuando le dejaban marcas en el cuerpo de esas que estás todo el tiempo toqueteando sin parar.