Dependencia absoluta y relativa

Intentamos resumir algunos aspectos de la teoría del desarrollo temprano emocional postulados por Winnicott. Veremos en primer término la preocupación maternal primaria. La dependencia absoluta y la relativa. Los cuidados maternos: holding, handling y presentación de objeto. La capacidad para estar solo. El falso y el verdadero self. Objetos transicionales. Identificación, simbolización, juego y cultura. Maduración y salud mental. Fallas en la preocupación materna y sus consecuencias. Fallas en el holding, handling y presentación de objeto.

Angustias psicóticas

Winnicott entiende por preocupación materna primaria a lo que le acontece a la madre en las postrimerías del embarazo y primeras semanas después del parto, en el hecho que ésta se preocupa por el cuidado del niño o mejor dicho se entrega a esta tarea y el niño parece formar parte de ella, la madre se halla muy identificada con el bebé y sabe muy bien como éste se siente. La madre está dedicada por entero a su bebé mientras dura este período. La madre lo hace tan bien que le permite vivir al bebé una experiencia de omnipotencia. El principio de realidad se le presenta muy de a poco y no en todas partes. El amor en esta fase solo puede demostrarse en término de cuidados corporales. El niño pequeño y el cuidado materno se separan y disocian cuando el desarrollo sigue los causes de la normalidad. Para Winnicott no existe nada que se puede llamar bebé; cuando nos encontramos con el cuidado materno sin el cual no habría tal niño.

Dependencia absoluta

En este estado la criatura no dispone de ningún medio de saberse receptora del cuidado materno. La criatura no puede asumir el control de lo que está bien hecho o mal hecho, solo beneficiarse de lo primero o salir perjudicado por lo segundo. Esta criatura depende por completo de la provisión física aportada por la madre. El medio ambiente no hace al niño, lo que hace es permitirle realizar su potencial. La preocupación materna primaria se relaciona con este estado de dependencia absoluta. La totalidad del procedimiento del cuidado infantil debe caracterizarse principalmente por el modo firme y estable de presentarle el mundo a la criatura.

Y esto se logra por un ser humano consagrado a la criatura y a la tarea de cuidarla. La madre irá despre-ndiéndose poco a poco de este estado de consagración y pronto reanudará sus actividades normales; pero por el momento es dedicación full-time. El premio que recibe en esta primera fase es que el proceso de desarrollo de su bebé no sufre ninguna deformación.

Dependencia relativa

En la segunda fase, la recompensa consiste en que de algún modo, la criatura empieza a ser consciente de su dependencia. La madre va desembarazándose de a poco ayudada por su marido (ya sea por el aporte maternal de éste o por el apoyo afectivo que le de a la madre, se convierte en seguridad que la madre traslada a la criatura) y va logrando, con gran esfuerzo, separarse del bebe. Esta tarea se ve facilitada por la identificación del pequeño con su madre, al devolverle una sonrisa (conducta refleja), al meterle un dedo en la boca de la madre mientras ésta le da de mamar- y que facilita la tarea del pequeño de ponerse en el pellejo de la madre y desarrollar la comprensión de la existencia personal aparte de la madre.

Gracias a las tendencias integradoras, se produce con el tiempo un estado en que se siente una unidad, una persona completa provista con un interior y un exterior, aparte de ser la persona que vive adentro del cuerpo, más o menos limitado por la piel. Una vez que el exterior significa un no-yo, el interior significa un yo, con lo cual se cuenta con un lugar para guardar cosas. La realidad psíquica se sitúa dentro. El crecimiento de la criatura se va enriqueciendo con los intercambios continuos entre la realidad exterior e interior.

Una vez que estas cosas han quedado instauradas como sucede en la salud (o normalidad), el niño se va viendo, poco a poco, capacitado para enfrentarse con el mundo y todas sus complejidades, ya que cada vez ve más y más cosas de las que ya se hallan presentes en su propia personalidad. El proceso de crecimiento debe seguir en la edad adulta, ya que raras veces llegan los adultos a alcanzar la madurez plena. Pero una vez que han encontrado su lugar en la sociedad a través del trabajo, tal vez contrayendo matrimonio o estableciendo algún patrón de vida que represente un compromiso entre la emulación de los padres y el desafío a los mismos mediante la instauración de una identidad personal; se va saliendo de la zona de la dependencia hacia la independencia.

As essay4today.com parents, ensuring that our teens are not being cyberbullied is an essential form of prevention.